Vivint entre els núvols al Nepal

Crònica de l’expedició al Nepal de 7 dones del club CorrEliana

correliana 0

Experiències que canvies vides. En este món tan globalitzat en què a un click podem visitar qualsevol lloc, en què Google Earth ens permet quasi xafar terra allà on vullgam… encara resta molt per descobrir. I per tastar i tocar i conviure. I tindre experiències que et canvien la forma d’entendre la vida. Úna d’eixes experiències l’acaben de tindre set integrants del Club Correliana de L’Eliana que han passat 19 dies vivint al Nepal. Fent aventura, i imprengant-se de noves realitats que no ixen als informatius de cada dia. Es la realitat que està al girar el cantó que aquells que vullguen mirar. Com ho han fet Mariló, Amparo, Dominique, Paqui, Mar, Luisa i Amalia, de qui compartim la seua crònica.

(…) Desde aquel primer escalón que dimos en Pokhara y con el que comenzaba nuestro trek hasta el Mardi Himal todo fue un camino que fue más allá de la mera actividad deportiva. Cada una de las etapas fue a cada cual más intensa, y según ascendíamos creíamos que ya no podíamos depararnos nada más que la anterior, pero nos equivocábamos. Las condiciones eran duras, muy duras, incluso para aquellas que estaban acostumbradas a la montaña.

correliana 2Los ascensos eran progresivos por lo que no sufrimos el “mal de altura” y los síntomas se limitaron a alguna fatiga a la hora de respirar pasados los 3.900 metros, en parte gracias a la ayuda de nuestras porteadoras y de una sherpa excepcional, Shanti Rai, la única mujer nepalí que ha ascendido a los 7.000 metros. Convivir estos 8 días con estas 8 mujeres ha sido especial, hemos conocido sus costumbres, tradiciones y forma de vida, muy diferentes a la nuestra, y también sus problemas y dificultades que son parecidos a los nuestros y al del resto de mujeres del mundo en el que queda mucho por hacer hasta conseguir la plena igualdad de derechos entre ambos géneros.

“Convivir estos 8 días con estas 8 mujeres ha sido especial, hemos conocido sus costumbres, tradiciones y forma de vida, muy diferentes a la nuestra, y también sus problemas y dificultades que son parecidos a los nuestros y al del resto de mujeres del mundo en el que queda mucho por hacer hasta conseguir la plena igualdad de derechos entre ambos géneros”

Según ascendíamos las condiciones eran más complicadas: los refugios perdían comodidades con cada metro que subíamos, se eliminaba la posibilidad de ducharnos, los baños dejaban de existir, la leña se racionaba y cada vez teníamos más frío, las camas eran simple tablas…. hasta el día que llegamos al High Camp a 3.800 metros de altura.

Ese día vivimos los dos extremos. Por un lado, la dureza de no poder encender un fuego en el que nos arremolinábamos 15 mujeres más que unas horas porque la leña escaseaba. Y por otro lado, (…) cuando habíamos terminado de cenar aquella noche salimos fuera de nuestro refugio y pudimos asistir a uno de los espectáculos más increíbles que haya visto nunca (…) Nuestro refugio estaba rodeado por nubes en sus 360 grados y sólo se erigía por delante nuestro el pico del Annapurnas South, todo bajo el más increíble cielo estrellado que haya visto nunca.

“Nuestro refugio estaba rodeado por nubes en sus 360 grados y sólo se erigía por delante nuestro el pico del Annapurnas South, todo bajo el más increíble cielo estrellado que haya visto nunca”

correliana 3(…) Con esa sensación de estar durmiendo por encima de las nubes nos fuimos a la cama y encaramos el ascenso al día siguiente al que sería el punto más alto de nuestro trek.

Algunas nos quedamos en los 4.100 ya que las condiciones metereológicas no eran buenas, mientras que Dominique, Mar y Mariló ascendieron hasta los 4.300m. A partir de ese momento encaramos el descenso, y cuando creíamos que ya estaba todo hecho nos topamos con la lluvia, pero no una lluvia fina como el rocío, sino que vivimos y sentimos el monzón con toda su virulencia y comprobamos lo complicado y arriesgado de realizar un descenso en esas condiciones.

“Vivimos y sentimos el monzón con toda su virulencia y comprobamos lo complicado y arriesgado de realizar un descenso en esas condiciones”

Todas contábamos con el barro, los resbalones, la humedad… pero descubrimos que a pesar de todo, ese no iba a ser nuestro principal quebradero de cabeza, lo que nos empezó a quitar el sueño fueron las sanguijuelas. Nos devoraron vivas (literal), nos sacaron más sangre que si hubiéramos ido a donar y comprobamos con un pequeño gusano negro y gelatinoso tiene una enorme capacidad de succión.

El último día del trek tuvimos la suerte de que el lugar donde nos quedábamos a dormir era propiedad de una familia, los cuales nos ofrecieron toda su hospitalidad: cocinamos Dal Btha con ellos sentados en el suelo, bebimos el vino que ellos mismos elaboran (equiparable en graduación al alcohol para desinfectar), nos obsequiaron con collares de flores y nos marcaron con el símbolo rojo en la frente en la ceremonia de bienvenida. En definitiva, comprobamos como aquellos que menos tienen son los que a menudo, más ofrecen (…)

“El último día del trek tuvimos la suerte de que el lugar donde nos quedábamos a dormir era propiedad de una familia, los cuales nos ofrecieron toda su hospitalidad: comprobamos como aquellos que menos tienen son los que a menudo, más ofrecen”

Este viaje ha sido una experiencia que cada una de nosotras habrá vivido de forma diferente. (…) Lo mejor de este viaje ha sido tener la oportunidad de poder compartirlo con estas 6 mujeres increíbles, 6 mujeres que me han enseñado tanto en estos 19 días, 6 mujeres que me han demostrado que podemos con todo, 6 mujeres que si vienen antes estaban, ahora forma parte de mi vida de una manera mucho más especial. 7 mujeres cada una diferente y única a las que un día nos unió CorrEliana.

Posiblemente si no hubiera sido por el club jamás hubiéramos coincidido y hubiéramos podido vivir esta experiencia y otras muchas que el club nos ha deparado, y estoy segura, seguirá haciendo. Gracias a Mariló, Amparo, Dominique, Paqui, Mar y Luisa por haberme permitido vivir esta experiencia junto a vosotras. Sin duda, vosotras habéis sido lo mejor del viaje. Os quiero.

 

Compartir aquesta notícia a
468 ad

Enviar un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utilitza cookies perquè fa que tingues una millor experiència de navegació. En continuar navegant entenem que dones el teu consentiment per acceptar la política de cookies, Punxa l'enllaç per a més informació. Agraïts! ;) " plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »