Como afrontar las bajadas en el Trail

Artículo con consejos y recomendaciones del preparador físico de Xàtiva Octavio Pérez

mabo borriol

En las carreras de montaña, las bajadas no solamente son una de las sensaciones más divertidas y emocionantes, sino que también son la parte más arriesgada y en muchas ocasiones, decisivas en el resultado final de cualquier prueba de Trail Running.

Confianza, seguridad, equilibrio, concentración y reflejos son cualidades que los corredores de montaña también deben entrenar si quieren mejorar su destreza en los tramos de descenso. Y como bien explico en mi libro, la fuerza es una capacidad condicional en el rendimiento del corredor de montaña y sobre todo, un factor determinante en cualquier tipo de bajada.

Confianza

Si queremos bajar rápidos y seguros, tener confianza en nosotros mismos es primordial. Permíteme varios consejos, en primer lugar, te recomiendo que busques tu límite gradualmente para conseguir de una forma progresiva aumentar tu seguridad y sobre todo, no te enfrentes a situaciones demasiado complicadas para tu técnica, la falta de confianza puede ser que te lleve a bajar lento, pero el exceso será “letal”.

Cuando no tenemos experiencia mejor despacito y con buena letra que ser un camicace descontrolado, vamos paso por paso. La práctica hace maestros y es la que nos dará la seguridad que necesitamos. Así que, si queremos mejorar bajando tendremos que entrenar bajando, si fallamos en terreno técnico tendremos que entrenar más en terreno técnico. Por lo tanto, no tengamos prisa, y encontremos la seguridad que necesitamos paulatinamente (…)

¿Cómo entrenar tu equilibrio y propiocepción para bajar más rápido?

En los descensos debemos ir reajustando nuestro centro de gravedad continuamente gracias a la oscilación de nuestro cuerpo y a la rectificación continua de nuestra frecuencia y amplitud de zancada.

Nuestros reflejos, el análisis inmediato y la anticipación a lo que llegará, donde caerá nuestra pisada, el percibir en todo momento nuestra posición del cuerpo… articulaciones y músculos condicionan nuestro equilibrio constantemente en condiciones dinámicas, gracias al sistema visual, auditivo, vestibular y somato sensorial, conseguimos ese equilibrio “armónico” que nos permitirá bajar con seguridad.

Según la situación de equilibrio en la que nos encontremos utilizaremos un sistema u otro. La mayoría de las veces lo logramos gracias al sistema somato-sensorial sobre todo, en su componente propioceptivo.

david ballester 1Por tanto, los ejercicios propioceptivos, al igual que la pliometría, nos ayudarán a tener una mayor percepción de nuestro sistema musculo-articular y un mejor equilibrio. Pero generalmente, si queremos mejorar nuestro equilibrio en bajadas pues mejor hacerlo de una forma lo más específica posible, o sea, bajando.

Vamos a ver varios ejemplos y a continuación veremos como programarlo:
1. Bajar con un brazo pegado al cuerpo.
2. Bajar con un brazo levantado.
3. Bajar con una mano apoyada en la cadera.
4. Bajar con los dos brazos pegados al cuerpo.
5. Bajar con los dos brazos levantados.
6. Bajar con los dos brazos apoyados en la cadera.
7. Alterna la frecuencia y la amplitud de zancada. Por ejemplo, cada minuto zancadas cortas-cambio 30 segundos zancadas amplias.
8. Etc.

Máxima concentración

Después de un rato subiendo, por fin ya vemos cima, “que ganas ya de lanzarme hacia abajo y menos mal que la bajada es corredora y me podré relajar” . Empieza el descenso y me relajo, vale, es ok relajarse, pero también me confío en exceso y me quedo pensando en las musarañas y, cuando menos me doy cuenta: ¡Zas! ¡ostión que me pego!

No importa la dificultad de la bajada, como te despistes un segundo te irás de morros y te comerás las piedras o te harás un esguince, hay que estar atento cada milésima de segundo. Los mejores corredores en descenso también son los que más centrados están durante cualquier tipo de bajada, descienden seguros porque su concentración es absoluta.

Nuestra capacidad de atención es clave para anticiparnos a lo que está a punto de suceder, de ella depende nuestro rendimiento en las bajadas, y por supuesto, también es entrenable, pero aprender a enfocar la mente requiere práctica, constancia y progresión (…)

Cuando bajes, olvídate de todo lo demás, solo existes tú y la propia bajada. Tus pensamientos están focalizados completamente en la tarea, tu atención en realizar la trazada perfecta, en apoyar el pie en el sitio idóneo, en sentir la pisada, en anticiparte al próximo obstáculo, en saltar, en impulsarte, esquivar, aterrizar…no importa que el terreno sea irregular, o completamente llano con alguna piedra suelta, siempre lo tienes todo bajo control porque tu concentración es absoluta y así será en cada entrenamiento y por supuesto, en cada competición.

CONSEJOS TÉCNICOS, CONSIDERACIONES Y RECOMENDACIONES PRÁCTICAS PARA VOLAR EN BAJADAS

  • Cuando la bajada se complica echa el cuerpo ligeramente hacia atrás y apóyate sobre tus talones en cada zancada.
  • En las pedreras desliza con tu cuerpo hacia atrás.
  • Busca tu límite progresivamente.
  • En bajadas muy técnicas mejor zancadas pequeñas.
  • Abre tus alas. Separa tus codos del cuerpo para tener más equilibrio.
  • Presta atención global sin dejar de fijarte en los “pequeños detalles”, mientras bajas tu visión es periférica pero al mismo tiempo focalizada en los puntos más importantes.
  • Baja relajado pero concentrado.
  • Busca la armonía y la fluidez mientras bailas con la propia bajada.
  • Siente a la montaña y la posición de tu cuerpo sobre ella.
  • Aprende de alguien con técnica. Baja con él, imita su trazada pero siempre a un ritmo controlado por ti.
  • En curvas abiertas busca la trayectoria más corta y suave.
  • Tu cuerpo es un muelle. En los saltos amortigua siempre el impacto con las rodillas flexionadas y actúa como una esponja que absorbe la recepción.
  • Repite conmigo una y otra vez: “Cuanto más bajes, mejor bajador serás. Cuanto más baje mejor bajador seré”. Ya sabes, la práctica hace maestros y buenos bajadores.
  • Ten en cuenta, que aunque el gasto energético bajando es menor que llaneando o en subida, el desgaste muscular es mayor y si se bloquean tus cuádriceps mientras desciendes no solamente lo pasarás francamente mal sino que corres el riesgo de bajar andando y plegar en el siguiente avituallamiento, así que no subestimes a las bajada, y entrénalas a conciencia porque serán decisivas en el resultado final de cualquier competición.

octavio perfilOCTAVIO PÉREZ

Facilitador de somnis.

Prepardor físic amb coneiximent: Ironman (finisher Niza), ultratrails…

Autor del llibre: “La preparación en el corredor de montaña”

El trobaràs a Xàtiva i a www.octaviopérez.es [/box]

Compartir aquesta notícia a

Enviar un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utilitza cookies perquè fa que tingues una millor experiència de navegació. En continuar navegant entenem que dones el teu consentiment per acceptar la política de cookies, Punxa l'enllaç per a més informació. Agraïts! ;) " plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »