“Cuando te pones el dorsal ya no hay dolores”

Diosas del deporte (II): entrevista con Vanessa Benavent