De Suècia a Suïssa, experiències valencianes de Trail

Rober i Adrián del Trail Villena participen a la Swedish Alpine Ultra i Jacobo del Corremón Trail al Eiger Ultra Trail

suecia 1

El Trail és també una forma de viatjar. I preparar-se per a viure aventures més enllà de les nostres fronteres. És una excusa per a conèixer noves regions, noves muntanyes.

Això fan cada estiu molts corredors de la nostra terra. Això feren passat cap de setmana Rober Martínez i Adrián Martínez del Trail VIllena que participaren al Swedish Apine Ultra 107 km 2800+ a Suècia, i això va fer també Jacobo Moreno (Corremón Trail) al Eiger Ultra Trail 101 km 6700+. De Suècia a Suïssa, dos experiències que val la pena compartir amb vosaltres.

SWEDISH ALPINE ULTRA: UNA CARRERA SALVAJE

La Swedish Alpine Ultra (107K, 2800+) ha sido una de esas carreras que te dejan “marcado” bien por una razón u otra (…) Una carrera en el norte de Suecia que recorría el Kungsleden (Camino del Rey) desde Nikkaluokta (al norte) hasta Abisko (al norte del norte) (…) una carrera en total autosuficiencia, con un recorrido prácticamente sin marcar, con pocos corredores (de hecho, éramos los 2 únicos españoles y extranjeros, todos los demás eran suecos), un entorno espectacular, una organización “familiar”…, así que nos inscribimos (…)

FullSizeRender

Nuestra idea era hacer en torno a 14 horas. Todo esto, haciendo suposiciones de cómo sería el terreno y si se podría correr más o menos. En principio los 55 km primeros eran picando hacia arriba y luego los 50 km siguientes debían ser más cómodos, ligeramente hacia abajo. Pero claro, eso era la teoría pre-salida… después, todo cambió (…)

Para que se notara que allí estábamos los españoles, salimos los primeros marcando el ritmo, aunque enseguida vimos como algún corredor local no se encontraba a gusto viendo a los españoles primeros y decidía ponerse delante.

(…) Poco a poco el terreno picaba hacia arriba sin descanso, la senda se hacia más estrecha, las piedras se iban multiplicando y los pasos con maderas se sucedían uno tras otro (…)

Era una aventura y así lo estaba siendo, y como bien sabíamos, daban probabilidad muy alta de lluvia, y ésta no se quiso perder la fiesta. De hecho, no se la perdió ni un jodido segundo hasta la meta. Como decía Forrest Gump: “nos llovía desde arriba, desde los lados y hasta desde abajo”.

DCIM109GOPRO

Sobre el kilómetro 20-22 llegábamos a la Estación del Kebnekaise (la montaña más alta de Suecia, 2.103 msnm) donde tuvimos un pequeño despiste con el track. Nos equivocamos de cruce y empezamos a subir hacia arriba por una senda. La verdad que los primeros metros ni nos preocupamos, ya que teníamos a la vista a otro corredor a unos 200-300 metros, pero cuando llevábamos ya más de 1 kilómetro subiendo, vimos que nos habíamos ido totalmente del track. Nos juntamos con él y tuvimos que hacer una bajada cruzando “rocas a través” hasta enlazar con la senda por donde debíamos ir.

Ahí es donde nos desvirgamos con el agua en los pies y tuvimos que cruzar el primer río, que lo cruzamos dos veces en 3 minutos antes de llegar a la senda correcta.

Justo ese es el momento de duda. El momento que dices: “joder, estoy en el kilómetro 24-25 y me quedan otros 80 y me voy a tener que mojar los pies enteros”. Porque sí (…) Resumiendo: cruzamos el rio de agua de deshielo (vamos, fría de narices) metiendo hasta mitad de la espinilla. Unos 5-6 metros de ancho. Ya estábamos mojados, ahora a rezar para que no salieran ampollas puesto que quedaba mucha carrera.

DCIM100GOPROGOPR0450.

Después de unos 25-30 minutos de pérdida, enlazábamos con la senda buena. Buena porque era el camino correcto, porque de buena para correr no tenía nada. Piedras, piedras, charcos, más piedras, otro charco y eh!!, otra piedra (enorme) más.

Una senda muy incómoda donde trotábamos más que correr, porque no se podía hacer mucho más ahí. Con cuidado de no caer o no doblarse un tobillo, puesto que en la carrera no había asistencia como tal y no podías retirarte, pero bueno, eso es un matiz sin importancia (…)

No dejaba de caer agua, hacía muchísimo viento, y la sensación térmica no debía superar los 5ºC (…) Daba la sensación de estar a más de 3000 metros un día de pleno invierno. Ya llevábamos unos 50 kilómetros y quedaba la mitad de la carrera. Esa mitad de la carrera que dijimos que picaba para abajo y se iba a poder correr, os acordáis?? PUES NO!

DCIM109GOPRO

Después de ese paso, había una pequeña bajada rocosa de unos 300-400 metros para coger el curso del río. Sí. Con la lluvia y el deshielo el camino estaba tomado por el agua. Así que nada, entre piedras, rocas y agua, debíamos seguir el camino. Era salvaje. Agua por todas partes. Rocas por todas partes. No se podía dar medio paso igual que el anterior. Además, el valle permitía visualizar todo lo que nos quedaba por delante. Era como una inmensa recta de una carrertera americana, salvo que con rocas (y más rocas) y agua por doquier. No acababa nunca.

Físicamente de piernas íbamos bastante enteros, trotábamos cuando el terreno lo permitía y tratábamos de caminar rápido cuando se ponía más técnico (…)

La lluvia seguía sin parar y cada vez caía más. Llegamos al kilómetro 70. Ya faltaban casi los 30 últimos. Y desde aquí y durante los siguientes 8-10 fue una auténtica locura (…)

A partir de ahí, barro hasta los tobillos, cruzar ríos hasta las rodillas y así sucesivamente en bucle una cosa y luego otra. En una de esas las zapatillas casi las tenemos que rescatar un palmo más abajo de la superficie. Casi se las traga el barro que estábamos atravesando. (…) ahí creo que fue nuestra peor parte de la carrera, donde físicamente tuvimos un poco de bajón, tanto por el frío como por el terreno que estábamos atravesando (…)

DCIM100GOPROGOPR0454.

Ya llevábamos más de 80 kilómetros y según el perfil, y por lo que nos había dicho el chico, en algún momento se iba a poder correr por una senda cómoda y hacia abajo. Pues sí, no se equivocaba. Esa senda llegó poco antes del kilómetro 90. Y sí, se podía correr cómodo. Una senda de bajada ancha, de arena blanda, perfecta para alargar la zancada y coger ritmo rápido…, ¿lo malo?, que solamente fueron unos 400-500 metros, jajajaaj.

Desde ahí, donde ya entrábamos en el Parque Natural de Abisko, quedaban unos 13-14 kilómetros a meta. Íbamos con mucho frío, deseando llegar a un refugio que había a 11 kilómetros de meta para poder ponernos ropa seca y entrar en calor, pero claro, ni conocíamos el recorrido ni estábamos para abandonar el track y volver a perdernos…, así que, como nos decía el track cruzamos el puente que iba sobre el río…, y cuando nos dimos cuenta el refugio estaba justo en la orilla de enfrente. No estaba en nuestro camino de carrera.

Nuestra cara fue un poema. Tuvimos un dilema grande. Estábamos congelados, en medio de una senda con charcos que llegaban hasta el tobillo, sin nada para refugiarse, calados hasta los huesos, sin parar de llover…, pero solamente quedaban 10 kilómetros.

Intentamos correr pero era misión casi imposible, el frío nos tenía muy atenazados, así que hicimos una de esas cosas que no se deben hacer, pero que al final se acaban haciendo.

Nos paramos en medio de la senda llena de charcos, con el frío y el viento soplando y la lluvia cayendo sin dar tregua, y nos cambiamos la camiseta mojada por una de térmica seca. Fue una liberación. Aunque pasamos un frío enorme mientras nos cambiábamos a la intemperie (…)

Poco después de ponernos ropa seca y aunque seguía diluviando, ya podíamos correr/trotar más cómodos. Más cómodos de piernas, porque el terreno estaba impracticable. Ya no había tierra ni rocas. Era un charco contínuo hasta el tobillo por el que debíamos correr.

Ya estábamos a menos de 4 kilómetros de meta…, y vino la última sorpresa del día: un rio de agua helada, de unos 20 metros de ancho y cuyo caudal nos llegaba hasta la cintura. Total, como más mojados no podíamos estar, tampoco lo pensamos mucho para cruzarlo. Eso sí, al salir, los pies los teníamos casi dormidos de lo fría que estaba el agua, jajaja.

3 kilómetros…, 2…, 1…y por fin los carteles de la organización marcando los últimos 400 metros de carrera. Estábamos allí. Lo habíamos logrado. Habíamos llegado al verdadero norte del norte.

Éramos finishers de una de las carreras más complicadas (tanto por meteorología como por el terreno) que he hecho (y creo que Adri me dará también la razón, jaja). Llegamos y nos recibieron con aplausos.

Después de 14 horas y 46 minutos (sin que se hiciera de noche) habíamos logrado llegar a la meta. Entramos en la posición 12 (10º de la categoría masculina), aunque eso, en esta carrera y este lugar, era lo de menos.

No sé si volvería a repetir una carrera así (bueno, con sol, me lo pienso, jajaja). Lo que sí sé es que, a pesar de sufrir mucho, también la disfrutamos. Ambos. Tanto Adrián como yo. Y sí, podemos decir que hemos sido los primeros españoles en correr esta carrera.


Puedes leer la crónica íntegra en:

http://www.robermartinezmenor.com/swedish-alpine-ultra-una-carrera-salvaje/

EIGER ULTRA TRAIL

Enorme experiencia la vivida en el Eiger Ultra Trail. Paisajes que nunca olvidaré, recorrido brutal, nieve por un tubo y dureza en las subidas. Gran carrera..!!

Sabía que acertaba al venir aquí. Al final 15 h 27′ posición 42 y 13 de mi categoría. Top 50 en una carrera de este nivel es para estar más que contento.

Buenas sensaciones desde el inicio donde salí fuerte para coger un grupo delantero y allí estuve con ellos. La subida y bajada de Faulhorn muy dura por la nieve acumulada, pero me sirvió para recuperar alguna posición.

Luego camino al Burglaurnen km50 donde me esperaban mis fans number 1 -qué alegría verlos..!!. Comida, ropa limpita, besos y abrazos y a afrontar un Km vertical a Mannlichen de los de agárrate y no te menees.

De allí a llanear, sube- baja y 2 subidas mas… Desde Mannlichen al km. 70 sufrí un poco por el estomago pero a partir del 70 el tio Jaco saco la catana y ataque al grupo desperdigado con el que iba y uno a uno fueron cayendo, alguno intentó seguirme pero le fue imposible, apreté de lo lindo, como nunca.

Mister Alejandro Galindo Perales este final te lo dediqué … Acabar Sprintando… 💪🏾💪🏾💪🏾 Quien me ha visto y quien me ve ahora.. Gran trabajo detras..!! 

Me presenté al último repechón solo. De allí hasta meta a disfrutar de este pedazo de carrera. 

Compartir aquesta notícia a
468 ad

Enviar un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utilitza cookies perquè fa que tingues una millor experiència de navegació. En continuar navegant entenem que dones el teu consentiment per acceptar la política de cookies, Punxa l'enllaç per a més informació. Agraïts! ;) " plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »