Un debut amb nota al Valencia Triatló

Crònica d’Héctor Gago, top 100 en el seu primer triatló

hector-vicente

 

El verí del triatló és perillós. Perquè s’esten i no hi ha manera de frenar-ho. De boca a orella, com les coses de veritat valuoses. Cada vegada més gent s’acosta a provar en esta modalitat de 3 en 1. I s’enganxa.

Com Héctor Gago, de Godella, que passat cap de setmana va fer el seu primer triatló. La versió curta, la versió sprint del València Triatló, amb la il.lusió de tota estrena, amb la incertessa de saber com respondria el cos, amb les ganes ara de tornar a repetir després de fer 01:23:20, amb un top 100 a les primeres de canvi tot i haver-se perdut en el segment de natació. Esta és la seua crònica


El inicio

La mañana me despierta y me pega en la cara. Es más que suficiente, llevo 7 horas durmiendo profundamente y mi cuerpo me ha despertado por pura emoción. Es el día indicado para hacer eso que he pretendido hacer desde hacía mucho tiempo; El triatlón de Valencia.

Repaso mentalmente todo lo aprendido estos tres escasos meses atrás mediante preguntas insistentes de las pocas personas que han estado a mi lado, en este proceso de entrenamiento. Lo primero que me viene a la mente; ¡desayuna fuerte!. Sí, eso sé hacerlo bien.

“Repaso mentalmente todo lo aprendido estos tres escasos meses atrás. comienzan a aparecer decenas de variables que me hacen comprender que aquello ¡puede ser un desastre!”

Las dudas

Una vez llego al desconocido circuito para mí, del puerto de Valencia, comienzan a aparecer decenas de variables que me hacen comprender que aquello ¡puede ser un desastre!.

triatlon-bicisCientos y cientos de personas paseando por todos los lados, cruzando las cintas  circuito donde pasaban  los corredores, hordas de bicicletas ancladas a largas filas de barras de hierro ¡numeradas y regladas!. Participantes de todos los sexos, edades, formas físicas y con equipos muy dispares para realizarlo. Mi imaginación, normalmente vuela alto, pero sin duda alguna no iba por ese camino.

La realidad era que una prueba tan popular moviliza a más de 3000 personas tan diferentes entre sí para un único objetivo: hacer deporte. Y eso era algo reconfortante, porque me encontraba detrás de ese fin de salud y diversión por el que estábamos todos.

Era momento de ponerse a prepararlo todo, de mirar muy rápido el camino que tendría en un puñado de minutos que hacer,  y calmar los nervios que acompañan a una incertidumbre cada vez más grande.

“A las 11 de la mañana me tiro al agua del puerto (…) gusanos en el estómago y decenas de personas flotando en torno a mí como guisantes (…) el problema es que nunca he nadado en aguas abiertas”

La salida

A las 11 de la mañana me tiro al agua del puerto para la primera prueba de natación, con mi gorro rosa y el dorsal ya apenas visible, gusanos en el estómago y decenas de personas flotando en torno a mí como guisantes y fingiendo tranquilidad a base de sacarte conversaciones  absurdas, ya apunto de sonar el pitido del inicio.

triatlon-aguaLas piraguas y las barcas indicarían el camino sí, mucho no me podía desviar, pero el problema es que nunca he nadado en aguas abiertas. La referencia está lejos, pero tenía claro que no quería manotazos en la cabeza. La estrategia era salir el primero dejarlos atrás y una vez se hubiera disgregado el grupo bajar el ritmo.

Pitido de salida, y primer tortazo en la cabeza. Arrancamos fuerte y conseguí lograr mi objetivo hasta las primeras boyas donde quedaba volver en una tirada de medio kilómetro. Es el momento de demostrarme que puedo hacer buen tiempo y pongo la directa, olvidándome de las pruebas siguientes.

La confusión

A mitad de prueba, se me ocurre levantar la cabeza que había sido separada del cuerpo, que en ese momento gobernaba el barco. Y es cuando me doy cuenta de que me he desviado, me he alejado estrepitosamente del grupo de nadadores. Me toca acercarme a la línea más recta posible con la boya final y ponerme a seguir burbujas de pies que desaparecían continuamente. El olor a gasoil no ayudaba mucho a poder mantener la cabeza fría, pero aún así, finalmente había conseguido llegar de los primeros de grupo!

La bici

En el propio muelle, los voluntarios me ayudaron a salir comenzando así  la segunda etapa. Buscando mi pasillo medio mareado, consigo encontrar la bicicleta y pongo rumbo a la segunda prueba.

Nada más ponerme las calas en marcha, (algo que había practicado dos días antes), recibo una oleada de gratitud de mi cuerpo,  me siento genial! Realmente era muy divertido pasar de un deporte a otro, que tanta gente te animara y ese fresquito reconfortante del viento que secaba el agua del trimono.

“Realmente era muy divertido pasar de un deporte a otro, que tanta gente te animara y ese fresquito reconfortante del viento que secaba el agua del trimono”

Pasé la primera curva de inicio, y fue entonces cuando me encontré con la cruda realidad. Una inmensidad de bicicletas en direcciones y pedaleando a ritmos, totalmente dispares! Era una auténtica locura!. Adaptación saltaba en mi cabeza. De lo poco que sabía, era que sí podía coger rueda en esta modalidad, pero no había ningún pelotón a la vista.

Solo contra el viento comencé a forzar las piernas, haciendo caso omiso a las indicaciones de mi amigo Vicente Ballester olvidando una vez más la modalidad  que estaba por venir.

“Mi objetivo era terminarlo sí, pero ahora que veía que podía hacerlo quería ver cómo iban mis marcas!.

Después de comprobar cuanto supone en esfuerzo una vuelta, decido dosificarme ante de las 3 que quedaban y encuentro un compañero silencioso de andanzas. Manolo ponía en el dorsal. Sólo sé que tenía que seguir ese dorsal que no paraba de adelantar y que parecía que tenía mucha más idea que yo.

En las últimas curvas de mi última vuelta, un accidente entre dos ciclistas en curva cerrada. Tuve que esquivar los cuerpos doloridos de los participantes que tirados al sol miraban afligidos como el resto solo pasábamos sin pestañear.

Las transiciones

Llegando al área de transición dos, me doy cuenta de que no tengo demasiadas referencias de cómo voy de tiempo. Mi objetivo era terminarlo sí, pero ahora que veía que podía hacerlo quería ver cómo iban mis marcas!.

hector-correEntre estos pensamientos  me pierdo, y se me olvida totalmente quitarme las calas antes de bajar de la bici, por lo que me toca encarrilar el pasillo del box calzado. Una vez llego al final, me doy cuenta que mi pasillo es justamente el paralelo!

Y me hacen volver entre mis enfados y bufidos,  al mismo punto de inicio para poder entrar al pasillo adecuado y poder quitarme el dichoso casco que no dejaba la cabeza respirar. Desastroso esta transición, o al menos eso pensaba sin ningún ejemplo donde compararlo.

La carrera

Finalmente la carrera a pie aquella donde me han enseñado que se gana. Los primeros 400 metros fueron sin duda, el peor momento del triatlón. La aguja ya apuntaba las 12 del medio día, con el sol bien fuerte y 30 grados, intentaba bajar las pulsaciones y decidir que ritmo coger. La gente se escondía entre los edificios, buscando las escasas sombras pudiendo lanzarte algún grito de aliento que te motivara.

Una vez recuperado en la primera vuelta con el agua del tan necesario avituallamiento, decido apretar los dientes y olvidar que el sol es una calurosa losa a la espalda. Últimos metros por una rampa que te hacía acordarte de alguna cosita mal sonante y ¡¡META!!

Cervecita fresquita, Piña, Pizza y masaje descarga .. al fin y al cabo ¿no está tan mal no?. En cuanto salieron los tiempos parciales, me di cuenta de que me había desviado totalmente de mi ruta en el mar, y que no fui de los primeros, si no que ya me había pasado mucha gente!

¿Balance?, más que positivo.¡ Y me temo que esto es sólo el principio!

hector-medalla

Compartir aquesta notícia a

Enviar un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Esta web utilitza cookies perquè fa que tingues una millor experiència de navegació. En continuar navegant entenem que dones el teu consentiment per acceptar la política de cookies, Punxa l'enllaç per a més informació. Agraïts! ;) " plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »