Héroe, imprudente o temerario?

Reflexiones sobre la actuación de los hermanos Bronwlee en la prueba final del Campeonato del Mundo de Triatlón, por Darío Sanmiguel

bronwlee

 

Ha sido una de las imágenes de los últimos tiempos. Difundida a través de todas las televisiones, informativos y convertida en ícono en redes sociales como ejemplo de renuncia y sacrificio de un hermano por otro. Los británicos Bronwlee, campeones de todo, y vinculados con nuestra tierra por sus entrenamientos cada invierno en La Nucía (Alicante)

Alistair Bronwlee renunciando a ganar la prueba en Cozumel (México) por ayudar a su hermano Jonathan a entrar en meta después de que a pocos metros de la llegada, y cuando iba a proclamarse campeón del Mundo, sufriera un golpe de calor que le hizo dejar de correr y prácticamente perder el conocimiento.

Más allá de la imagen quedan algunas reflexiones que plantea públicamente Darío Sanmiguel, médico especialista en Cardiología, director Director Unidad Salud Deportiva Hospital 9 Octubre en Hospitales Nisa. 


 

BROWNLEE: HEROE, IMPRUDENTE O TEMERARIO?

Sin duda de lo que más se ha hablado en los foros y redes sociales es del final agónico durante una competición de Triathlon en Cozumel donde, a pocos metros de la meta, el pequeño de los Brownlee sufre un Golpe de calor. Me he detenido varias veces a ver, sin volumen, el vídeo.

Lo que me llama la atención es:

  • Aparición brusca de los signos de Hipertermia/Golpe de calor tras lanzar un ataque final. Lógico es pensar en un deterioro progresivo inicial del rendimiento hasta claudicar. En este caso aparece bruscamente al igual que un coche de Fórmula 1 o Super Bike literalmente “gripa”.
  • Llega un momento que se aparta hacia un lado, incluso no hace ni el gesto de coger agua (fase peligrosa, porque ya ni busca el agua para beber ni se la tira por la cabeza para refrescarse). Se acerca a un miembro de la organización y se apoya en el milésimas de segundo. En ese momento su hermano se lo arrebata de las manos y le obliga a seguir corriendo.
  • Final agónico, prácticamente arrastrando a su hermano y justo antes de llegar a meta lo lanza como un saco de patatas. Una vez queda tendido en el suelo, ya no vuelve a acercarse y preocuparse por el estado de salud y se dedica a propiciar saludos y sonrisas. 

Me llama la atención que ni el Juez Arbitro de la organización ni el equipo médico abortan ese macabro espectáculo, a pesar de tener potestad. El golpe de calor puede ser y es letal si no se enfría rápidamente al deportista.

Pero la suerte esta vez está del lado de ambos corredores, organización y equipo médico. ¿Por qué digo esto? Si por casualidad o por causalidad, Jonathan fallece en el peregrinaje hasta meta, podríamos especular de un posible homicido imprudente (hermano) y de omisión del deber de socorro (organización).

Con la salud no se juega, existe una corresponsabilidad pero siempre que el deportista no tenga abolida sus capacidades mentales o físicas (como en este caso), en dicho caso es la organización quien tiene que actuar, que tiene la potestad y legitimidad para hacerlo.

Entiendo que esto es una opinión o reflexión en voz alta. Que puedo estar equivocado y es criticable mi razonamiento.


Més dades: https://www.facebook.com/dario.sanmiguelcervera

Certificados médicos y alguna cosa más

Trail y dopaje (II)

De l’asfalt a l’Ultra Trail

Compartir aquesta notícia a
468 ad

1 Comentari

  1. Toy totalmente de acuerdo. Fue un imprudente

    Escriu una resposta

Enviar un comentari

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Esta web utilitza cookies perquè fa que tingues una millor experiència de navegació. En continuar navegant entenem que dones el teu consentiment per acceptar la política de cookies, Punxa l'enllaç per a més informació. Agraïts! ;) " plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »